×
Cadena 3

Día de la Mujer

La mujer que definió el destino de una estancia patagónica

María Martinic, inmigrante yugoslava, quedó a cargo de La Jerónima cuando su marido falleció. Tuvo que lidiar con un socio que quiso arrebatarle el lugar. Le cambió el nombre en honor a sus hijas.

08/03/2021 | 08:30

La historia de María Martinic en Argentina comenzó cuando llegó en el barco que la trajo desde Yugoslavia hasta Buenos Aires. Luego, decidió instalarse en Río Gallegos.

Un día, en la sala de espera de un dentista de esa época, conoció a Santiago Peso, otro yugoslavo que estaba en la ciudad de paso. El hombre había llegado hasta el brazo sur del Lago Argentino, en Santa Cruz, y había empezado a poblar un campo de 20 mil hectáreas.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

María se trasladó a esta zona y juntos comenzaron a levantar la estancia "La Jerónima". El nombre se lo dio la mamá del socio de Santiago, otro hombre de la zona que era quien ponía el capital de la estancia.

En 1926 tuvieron su primer hijo, Adolfo, quien murió al año y medio de pulmonía. Luego vinieron tres mujeres: Radoslava -apodada Niní-, Ángela -apodada Bebé- y María -apodada Porota-.

Una mujer de estancia

En 1936, Santiago enferma de tuberculosis y se traslada a La Calera, en Córdoba. Ella viajó a visitarlo y, durante el regreso en barco, el capitán le avisó que su esposo había muerto.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

María queda a cargo de la estancia junto al socio de su esposo con quien empieza a tener conflictos. El hombre generaba gastos que la estancia no podía encarar. Su intención era quedarse con el negocio. Sin embargo, María siguió adelante y, a los años, logró comprarle su parte de la estancia.

María Martinic (de negro) junto a sus tres hijas.

En ese momento, decidió cambiarle el nombre a Nibepo Aike. "Ni" por Niní, "Be" por Bebé y Po por Porota. "Aike" significa "lugar de" en tehuelche. Así marcó la importancia de sus hijas en la historia de este lugar.

María llevó adelante la estancia y la producción de ganado ovino. En la década de los 50’, Niní contrajo matrimonio con el mendocino Juan Enrique Jansma y se afincó en la estancia. También tuvieron cuatro hijos: Carlos, Sylvia, Adolfo y Gladis.

Juan Enrique Jansma

Juan y Niní

Ella le compró la estancia a sus hermanas y Jansma participó activamente de la continuidad del legado familiar. Fue pionero de turismo y el primero en poner una embarcación privada en el Lago Argentino.

Una descendencia de mujeres

Su hijo Adolfo fue quien continuó la administración de la estancia y el primero en reconvertirla y abrirla al turismo en la década del 90.

Adolfo Jansma quien, junto a su familia, maneja la estancia.

Él se casó con María Alejandra Irastorza, una correntina que conoció en Buenos Aires. Ella es quien se encarga de ponerle encanto al lugar. 

Cada uno de los muebles es elegido con cuidado y reciclado para que no desentone con el ambiente. Tiene una huerta desde la que se nutre para preparar algunas comidas para sus comensales. También tiene un gusto especial por las antigüedades.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

El matrimonio, que prácticamente se instaló en la estancia, tuvo tres hijos: Juan Cruz, Juliana y Maitane. Juan Cruz falleció a sus 28 años de un cáncer cuando estaba viviendo en Holanda.

Juliana y Maitane poco a poco empiezan a involucrarse en el proyecto familiar que tuvo a otra mujer como piedra fundacional: su bisabuela.

Día de campo en Nibepo Aike

Los turistas que quieran adentrarse en esta historia, pueden hacerlo visitando la estancia u hospedándose en sus habitaciones.

El día de campo consiste en: una cabalgata, un ordeñe, una demostración de esquila con tijeras, un almuerzo campestre con cordero patagónico y una caminata. Todo es acompañado por un guía que cuenta la historia de la estancia.

En caso de querer hospedarse, Nibepo Aike cuenta con varias habitaciones y una propuesta que consiste en realizar actividades dentro y fuera de la estancia. Hay caminatas, cabalgatas, huerta y hasta navegaciones a glaciares. 

Descubrí otros lugares cerca...

Estancia Yucat, un rincón natural cerca de Villa María

Dos estancias jesuíticas para visitar y volver en el día

Gustavo Buyan, un fotógrafo para recorrer la Patagonia

Consejos de viajes

No te pierdas nuestros tips para viajar por el Argentina y el mundo. Aprovechá mejor el tiempo, ahorrá en tu presupuesto y disfrutá más…

Certificado Turismo: cómo sacar el nuevo permiso para viajar

Cuáles son los nuevos requisitos para ingresar a Santa Cruz

Cuáles son los requisitos para ingresar a Río Negro

¿Qué hacer si me pierdo haciendo trekking en la montaña?

Descubrí Córdoba - Ver más

Una reserva natural con bosque, arroyos y panorámicas únicas

Los pueblitos que no te podés perder si visitás Paravachasca

La familia que hace 40 años navega Mar Chiquita con turistas

Descubrí Argentina - Ver más

Amboy, el pueblito que enamora por su encanto e historia

Las imperdibles cuevas salteñas que parecen de otro planeta

José Ganchegui, un fotógrafo para descubrir Córdoba

Descubrí el Mundo - Ver más

Las 7 Maravillas del Mundo Antiguo que ya desaparecieron

Las fotos de sitios abandonados de Europa que son virales

Para valientes: 5 hamacas en el abismo para una foto única