×
Cadena 3

Ícono de la ciudad

La historia de La Agustina, el castillo oculto de Córdoba

Fue construido en 1931 por Agustina Tillard, quien residió en este lugar durante varios años. Estaba repleto de muebles traídos de Europa. Hoy es del club Instituto Central Córdoba.

24/06/2021 | 10:30

El Castillo La Agustina llama la atención de todos los que pasean por barrio Jorge Newbery. A la vera del Ferrocarril General Belgrano, este castillo está dentro del predio que hoy pertenece al Club Instituto Central Córdoba.

Mucho tiempo antes, alrededor de 1931, fue Agustina Tillard transformó las tierras que heredó de su padre, Carlos Tillard, en su hogar de residencia junto a su esposo Alfredo Larrosa.

Una familia influyente

Carlos Tillard, oriundo de Caen (Normandía), llegó a Córdoba siendo un acaudalado industrial. Se hizo propietario de un terreno delimitado al sur por calle Santa Rosa, al norte por Av. Japón, al este por Juan B. Justo y al oeste por Monseñor Pablo Cabrera.

Carlos Tillard se casó con Enriqueta Gómez y tuvieron 4 hijos: Enrique, Eduardo, Ernesto y Agustina. En 1915, tras su fallecimiento, se dividen los terrenos y Agustina se quedó con el predio que, en ese momento, abarcaba unas 300 hectáreas.

Un castillo de lujo

Agustina y su esposo Alfredo Larrosa -quien fue presidente del Banco de Córdoba- construyeron este castillo que, uno de sus distintivos, era la cantidad de obras de arte que resguardaba.

La construcción fue realizada en un año por el ingeniero García Boglino. Muchas de los muebles y objetos decorativos fueron traídos directamente de Italia y Francia.

El ingreso estaba bordeado por cipreses y la puerta principal era de madera maciza. Estaba custodiada por dos leones de bronce.

En el jardín, había una estatua elaborada en mármol de carara de la Venus de Capua. En el porsche de acceso había una estufa a leña con revestimiento de bronce traída de Florencia.

Otro objeto único era una estatua de mármol que estaba en el centro del castillo y que rotaba sobre su base.

Una escalera conducía a la torre y un piano de cola decoraba la zona central del piso inferior. Su dueña, Agustina, siempre se ocupaba que todos los centros de mesa de la casa se mantuvieran con flores frescas que recolectaba de su jardín.

A esto, se sumaba un jardín de invierno con muebles de la india y una planta alta a donde estaba el oratorio. Allí se celebraban misas para la familia y el personal de la casa.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Un ícono de Instituto

Luego que sus dueños fallecieran, el castillo y el predio fueron vendidos al Club de Caza y Pesca de Córdoba. En 1973, La Agustina se pone en venta y un grupo de socios del Club Instituto Central Córdoba comenzó las tratativas para lograr comprar la propiedad para usarla como espacio de entrenamiento para las inferiores del club.

Luego de varios meses de negociación, 11 socios de Instituto lograron llegar a un acuerdo: comprarían todo el predio en un plazo de 30 meses. Para poder hacerlo, tuvieron que firmar 180 documentos, ya que el predio estaba en manos de 60 accionistas.

Del loteo final, unas 8 hectáreas iban a ser donadas al club y las otras iban a ser loteadas para poder pagar la deuda. Sin embargo, el club recibió una oferta para comprar 4 hectáreas en Guiñazú por 25 mil dólares. Si bien los 11 socios insistieron en concretar esa donación, el club no aceptó.

Hasta que, finalmente, la comisión directiva visitó el predio y decidió comprar esas hectáreas con los 25 mil dólares. Ese dinero era parte de lo que había recibido el club por la venta de Mario Alberto Kempes. La primera compra implicó las dos hectáreas a donde está el castillo y otra parte del predio a donde está la cancha Ardiles. 

Con el paso del tiempo, el resto de los loteos se fueron donando y comprando entre los mismos socios. Hoy el recuerdo de esa odisea está en las memorias de los únicos socios que aún siguen vivos: Atilio Pedraglio, Cacho Suárez, Héctor P. Ferrero y Jack Smulovich.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/


Descubrí otros lugares cerca...

Un pueblito cordobés con túneles vegetales, río y aire puro

4 paseos cortos para hacer el fin de semana en Córdoba

No es cuento: 5 castillos ocultos en las sierras de Córdoba

Consejos de viajes

No te pierdas nuestros tips para viajar por el Argentina y el mundo. Aprovechá mejor el tiempo, ahorrá en tu presupuesto y disfrutá más…

Cuáles son los requisitos para ingresar a Río Negro

Vacaciones de julio: qué necesito para viajar por el país

Paso a paso: cómo sacar el permiso para viajar este invierno

¿Qué provincias tienen habilitado el turismo interno?

Descubrí Córdoba - Ver más

El chef Ricardo Spertino volvió a la cocina de San Honorato

Un pueblito cordobés con túneles vegetales, río y aire puro

Furfaro, pioneros en vitivinicultura en Villa Ciudad Parque

Descubrí Argentina - Ver más

Bariloche: el bar que está a -2 grados y usa vasos de hielo

El bar de Bariloche que fue premiado por sus hamburguesas

¿Por qué se celebra hoy el Día del Hotelero y Gastronómico?

Descubrí el Mundo - Ver más

Conoce todos los países del mundo y sólo tiene 21 años

Las 14 Córdobas del mundo: dónde están y cuál es su historia

La historia del pantano inglés plagado de huesos humanos