×
Cadena 3

Escapadas en Córdoba

Un refugio para los amantes de las historias en La Cumbre

Se trata del Museo de Motos y Bicicletas, en Cruz Grande. Tiene miles de objetos de los más variados. Su propietario, Lisandro Benzi, hace las visitas y cuenta cómo adquirió cada uno.

27/08/2022 | 13:14

Por Carola Cinto
Fotos Carola Cinto

El cartel de ingreso, sobre la Av. Bartolomé Jaime, reza: Museo de Motos y Bicicletas. Sin embargo, lo que se encontrará cada turista al ingresar a este lugar, es mucho más que eso. 

A simple vista, se trata de un espacio de ladrillo visto, con una forma muy similar a una vieja estación de tren. Sin embargo, todo se transforma en historias y rostros cuando Lisandro Benzi, propietario del lugar, cuenta cómo cada objeto llegó a sus manos.

"Acá hay historias. Hay juguetes, botellas, vitrinas llenas de objetos que colecciono desde mis 5 años", empieza Lisandro cuando recibe a turistas que llegan desde todo el país a este rinconcito serrano.

Al ingresar, no hay un solo espacio en blanco. Las paredes están repletas de patentes, carteles enlosados y fotos. Hay desde botines de fútbol, hasta autos antiguos y motos. A simple vista, parece un álbum repleto, al que no le falta ninguna figurita. Sin embargo, cuando Lisandro habla, las paredes parecen cobrar vida.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

"Yo trabajaba en el campo. Un día, de tanto que había juntado, tuve que decidir: le daba vida o lo vendía. Me gustan los fierros, pero yo colecciono historias. Me gusta lo que está atrás de cada pieza", agrega. Él y su hermana, que es propietaria del Mercado de Pilar Benzi que está justo al lado del museo, eligieron La Cumbre y dejaron atrás su Santa Fe natal.

Lisandro nació en San Martín de las Escobas y solía ayudar a sus padres en el campo. Atendía a las vacas, sembraba, cosechaba, manejaba el tractor. Al mismo tiempo que hacía eso, coleccionaba objetos que le llamaban la atención. El primero fue un cartel enlozado que le llamó la atención en el gallinero de sus abuelos.

"Tenía 5 años y encontré esa chapa con colores. Me atrapaba porque tenía un bicho color rojo. Se lo pedí a mi abuelo, lo limpié y lo guardé abajo de mi cama", cuenta.

Luego de ese primer amor a primera vista, le siguieron miles. Sin embargo, otra historia que recuerda con cariño es la de su primera moto antigua. Sus papás lo ayudaron a comprarla y él la puso en su pieza. "La limpiaba, la desarmaba y escuchaba las historias que me contaba mi papá sobre personas que habían tenido esa misma moto", expresa.

La joya más preciada del museo

Uno de los autos antiguos, que están en la parte central del museo, tiene una historia muy especial. Su propietaria fue Cecilia Grierson, la primera médica de Argentina. Se recibió el 2 de julio de 1889 en la Facultad de Medicina de la UBA, con 30 años.

Ella solía vacacionar en Los Cocos, a 3 km del museo, pero no descansaba nunca. En sus estadías en la zona, aprovechaba para asistir a los vecinos y continuar con su vocación de médica. Después de unos años, se instaló en este lugar a donde dejó su marca.

Donó unos terrenos para abrir la primera escuela de Los Cocos y armó varias campañas de vacunación para los vecinos, comprando vacunas y colocándolas ella misma. Ese auto que está en el museo, lo trajo desde Buenos Aires para que fuera utilizado como ambulancia.

"Algunos de sus herederos querían que el auto se quedara en La Cumbre. Entonces me pidieron que lo tomara y lo restaurara. No querían dinero a cambio", agrega Lisandro. Al principio, dudó. Pero aceptó, le realzó el brillo y le hizo todos los arreglos que el auto merecía para preservarlo de la mejor manera. Hoy brilla al lado de un cartel que cuenta la historia de su ex propietaria. "A los años, me volvieron a visitar. Se emocionaron mucho cuando lo vieron", cuenta. Si bien el auto está exhibido en el museo, sigue siendo propiedad de la familia de la Dra Cecilia Grierson.

Como esta historia, hay miles para descubrir en el Museo de Motos y Bicicletas que es un verdadero túnel en el tiempo y un refugio ideal para los amantes de las historias que Lisandro conoce a la perfección. "Lo que es basura para unos, es tesoro para otros", culmina.

Horarios: en temporada de verano, el museo está abierto todos los días, de 9 a 12 y de 17 a 20.
Entradas: el costo es de $400 para adultos y de $200 para niños entre 5 y 12 años.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Descubrí otros lugares cerca...

La historia de la avenida que fue un arroyo y que hoy divide a Buenos Aires

Arroyo Seco, la ciudad que nació con el tren y que eligió Messi para vacacionar

5 rincones en las sierras para ir y volver en el día

Consejos de viajes

No te pierdas nuestros tips para viajar por el Argentina y el mundo. Aprovechá mejor el tiempo, ahorrá en tu presupuesto y disfrutá más…

Finde XL: requisitos para viajar provincia por provincia

¿Cómo obtener el carnet digital de vacunación para viajar?

Cuáles son los requisitos para ingresar a Río Negro

Paso a paso: cómo sacar el permiso para viajar este invierno

Descubrí Córdoba - Ver más

Un pueblito que parece detenido en el tiempo en Córdoba

Standard 69 continúa su viaje de sabores por el mundo: segunda escala, Colombia

La bodega artesanal que fundaron inmigrantes italianos y hoy sigue funcionando

Descubrí Argentina - Ver más

Fin de semana largo: cuánto cuesta alojarse en los principales destinos del país

Dólar Qatar: cuándo se implementará y cómo afectará al turismo

Cuándo es el próximo fin de semana súper largo y por qué será feriado

Descubrí el Mundo - Ver más

5 de los más emblemáticos palacios y castillos de la Reina Isabel II

Uruguay elimina la declaración jurada y otorga beneficios a turistas argentinos

Un pueblo español ofrece alquileres baratos para repoblarse