×
Cadena 3

Turismo acuático

Un nuevo museo en Chipre que se descubre bajo el mar

Esta novedosa propuesta se encuentra en el mar Mediterráneo y se destaca por sus más de 90 esculturas que se mimetizan con el fondo acuático. 

13/10/2021 | 20:16

El arte no tiene limitaciones, barreras o fronteras. De hecho, la libertad de movimiento es una de las cosas que lo caracteriza. Imaginar un museo en el fondo del mar sería una locura absoluta. Sin embargo, así es como nació Musan, un bosque submarino que se encuentra sumergido 10 metros bajo el mar de Chipre. Consta de más de 93 obras de arte, algunas de las cuales tienen forma de árboles, otras que son de naturaleza figurativa. Para recorrerlo, hay que probarse el traje de buzo.

Las obras de arte que alberga, en particular las que representan árboles, están diseñadas para atraer la vida marina a gran escala y, como tales, se desarrollan orgánicamente. Estas instalaciones se colocaron a varias profundidades desde el fondo del mar hasta su superficie y se diseñaron íntegramente para que se asemeje a un camino a través de un denso bosque submarino. Algunas de las formas de los árboles flotan justo debajo de la superficie para que toda la estructura proporcione un entorno complejo para la vida marina en todos los niveles. Para llegar a recorrerlo y maravillarse con este tipo de arte “acuático” hay que aventurarse varios metros por debajo de la superficie.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

En los últimos 20 años, disminuyó mucho la vida marina en el mar Mediterráneo. El área en la que se ubica el museo es actualmente un tramo de arena estéril dentro de un área marina protegida. El bosque escultórico hecho de materiales inertes con pH neutro atraerá una amplia variedad de flora y fauna marina. Se ubica a menos de 200 metros de la costa de Aiya Napa y es accesible tanto para buceadores como para personas que practican snorkel.

El artista detrás de las obras, Jason deCaires Taylor, explicó que imaginó las piezas de forma que cada una interactúe con el paisaje marino y evolucione de manera impredecible, siendo hogar para diferentes peces, corales y algas. 

Todas las obras de DeCaires Taylor son parte de un movimiento de arte ecológico en el que la obra de arte interactúa con su entorno y evoluciona de manera impredecible. No hay un producto final, sino un paisaje marino en constante cambio.

Este proyecto busca concientizar sobre las consecuencias negativas del accionar humano sobre el Mediterráneo y recordar a los visitantes que, tanto los animales como las personas, forman parte del mismo entorno natural, al cual es necesario cuidar. Es parte del denominado “arte ecológico” que cada vez pisa más fuerte en el ambiente artístico.

¿Cómo visitarlo? 

Se puede recorrer con equipos de buceo o snorkel, claro, siempre con las medidas de seguridad adecuadas. Según las predicciones del gobierno local, Musan podrá atraer a más de 50.000 visitantes al año.

Descubrí otros lugares cerca...

Miami, la playa cordobesa que eligen los jóvenes

Un hotel boutique con jardín y pileta en pleno Palermo

El arte a la mesa: la experiencia de cenar en San Honorato

Consejos de viajes

No te pierdas nuestros tips para viajar por el Argentina y el mundo. Aprovechá mejor el tiempo, ahorrá en tu presupuesto y disfrutá más…

Finde XL: requisitos para viajar provincia por provincia

¿Cómo obtener el carnet digital de vacunación para viajar?

Cuáles son los requisitos para ingresar a Río Negro

Paso a paso: cómo sacar el permiso para viajar este invierno

Descubrí Córdoba - Ver más

La nueva casa de la cafetería Le Dureau

Córdoba retoma los vuelos directos a Chile y Panamá

Miami, la playa cordobesa que eligen los jóvenes

Descubrí Argentina - Ver más

Diez amigos recorrerán 2000 kilómetros en motos 110 cc

Un hotel boutique con jardín y pileta en pleno Palermo

Más que las Cataratas de Iguazú: qué hacer 2 días en Posadas

Descubrí el Mundo - Ver más

La excéntrica casa hecha en la isla más pequeña del mundo

Cómo es trabajar y estar de vacaciones al mismo tiempo

Un nuevo museo en Chipre que se descubre bajo el mar