×
Cadena 3

Terroir cordobés

Indama Rosado De Isabella, el vino que nació por error

Es una variedad poco tradicional y muy exótica. La uva, de origen americano y cosechada a mano, nace en los viñedos de Terra Camiare. Descubrí la historia detrás de esta perla de la bodega.  

13/07/2021 | 13:05

Elaborado por la Bodega Terra Camiare, cuyo nombre significa “tierra de comechingones”, el Indama Rosado es un vino exótico a base de uvas Isabella cosechadas en forma manual.

Su color y aroma reflejan las características de su tierra, y su nombre, Indama, evoca al idioma de los aborígenes de la zona.

“Es un vino exitoso que surgió de un error, pero de esos errores que por algo suceden, de energías que se van adecuando y que nos cambió la perspectiva porque lo que es un error para algunos, fue una fortaleza en un producto que no se venía haciendo”, relató a Descubrí Sabores su creador, el enólogo Gabriel Campana.

“De esta variedad siempre hacíamos un vino tinto, clásico de Colonia Caroya. Trabajando en la bodega, en plena época de vinificación y vendimia, eran las 22 horas y estábamos a full. Pasamos el vino al tanque y agregamos una enzima natural -que suelo agregar para la clarificación de los blancos-. Le erré. Le agregué eso a una uva que se estaba macerando recién hacía una hora y a muy baja temperatura”, relató el enólogo.

Como consecuencia, el vino, que debía ser un tinto, se autoclarificó. “Cuando vimos el color y sentimos su aroma, supimos que iba a ser un producto increíble. Fue una linda locura”, agregó.

La uva respondió bien, entre otras cosas porque, según explica Campana, recientes investigaciones de genetistas alemanes avalados por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), han logrado demostrar que la Isabella viene de un cruzamiento de dos cepas blancas francesas: la Savagnin y la Gouais Blanc, que producen la Petit Meslier (que es blanca). “Ésta última se cruza con una uva tinta americana, la Labrusca Linne y da como resultado a nuestra querida Isabella”, agregó el enólogo.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

“El 75% de su genética es blanca. Por eso su variedad se expresa tan bien, más allá de que la veamos con pigmentación tinta”, finalizó Campana.

Desde ese día, la bodega siguió produciendo el asombroso vino de tonos rosados, naranjas y rojos amapola, intenso y con notas dulces.

En nariz es inevitable remontarse a la pitanga, también conocida como ñangapiry, capulí, o cereza de Cayena, un pequeño fruto exótico originario de la zona de las selvas tropicales de las Guayanas y Venezuela, pasando por Argentina, Brasil, Paraguay, Bolivia y Uruguay.

En boca se presenta dulce, con agradable acidez y notas a esa golosina con regaliz que evoca la infancia.

Es un vino ideal para acompañar canapés, tapas y todo lo que permita usarlo como un aperitivo. Por su enorme personalidad, también es un vino que se presta para tomarlo solo.

La temperatura ideal para degustarlo es entre los 6° y 10° C.

Por Yeny Ortega Benavides.

Descubrí otros lugares cerca...

Los Socavones tuvo su primera experiencia con menú de pasos

Un vino nacido del corazón del terroir cordobés

Sebastián Zuccardi contó cómo hizo el vino para San Honorato

Consejos de viajes

No te pierdas nuestros tips para viajar por el Argentina y el mundo. Aprovechá mejor el tiempo, ahorrá en tu presupuesto y disfrutá más…

Finde XL: requisitos para viajar provincia por provincia

¿Cómo obtener el carnet digital de vacunación para viajar?

Cuáles son los requisitos para ingresar a Río Negro

Paso a paso: cómo sacar el permiso para viajar este invierno

Descubrí Córdoba - Ver más

3 propuestas de hoteles con restorán para agasajar a mamá

Llega a Córdoba la "Noche de las Peatonales"

Desafío de Aguarayba: trekking con vistas a la inmensidad

Descubrí Argentina - Ver más

Aerolíneas conectará Mar del Plata con varias ciudades

"La Mesa de los Galanes", el vino homenaje a Fontanarrosa

Tafí del Valle: senderismo que combina naturaleza y cultura

Descubrí el Mundo - Ver más

Cómo es trabajar y estar de vacaciones al mismo tiempo

Un nuevo museo en Chipre que se descubre bajo el mar

Machu Picchu aumenta el aforo a 3.500 visitantes diarios